Política Agraria Común

Uno de los principales ejes de la política comunitaria es la Política Agrícola Común (PAC) que, desde su última reforma en 2013, está plenamente operativa desde el comienzo de 2015, coincidiendo con uno de los momentos más interesantes para la economía europea por los cambios que acontecen en los últimos años.

Una de las estrategias de la COMISIÓN EUROPEA era la simplificación y la modernización de la PAC, que tras un período de 2 años han permitido comprobar la validez de las acciones ejecutadas y establecer una serie de cuestiones que tienen implicaciones potenciales para la configuración de la política agrícola de la UE después de 2020.

El Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, ha identificado una serie de retos a largo plazo a los que se enfrenta la agricultura de índole social, económico y medioambiental. Partiendo de la base de la necesidad de una Política Agraria Común, se destaca la necesidad de avanzar en la sostenibilidad teniendo en cuenta el cambio climático, incluidos los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las NACIONES UNIDAS y el Acuerdo Climático de París de 2015.

 

Desafíos

  1. Seguridad alimentaria: la FAO espera que la demanda mundial de alimentos aumente en un 70% para 2050; considerando que se espera alcanzar una población de casi 9.000 millones de habitantes para ese año, las proyecciones de la FAO indican que la producción mundial de alimentos aumentará un 60%. Este aumento plantea la cuestión de como alcanzar dicho objetivo de manera sostenible. La seguridad alimentaria mundial promete ser “uno de los retos más críticos en las próximas décadas …” según se reconoce en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las NACIONES UNIDAS. Por ello es esencial para la UE mantener la capacidad de producción, dentro de un sector agrícola fuerte, por otra parte vital para una industria alimentaria competitiva. Un informe de 2015 de la COMISIÓN EUROPEA titulado “Seguridad alimentaria mundial 2030“, establece una visión de seguridad alimentaria en 2030, en la que Europa se orienta hacia una combinación más equilibrada entre los sistemas alimentarios locales y mundiales.Resultado de imagen de FOOD SECURITY
  2. Medio ambiente y cambio climático: La agricultura y la silvicultura tienen un papel clave que desempeñar en la  biodiversidad de las tierras de cultivo. En general, el sector agrícola tiene el potencial de mitigar, adaptarse y hacer una contribución positiva a la agenda energética y climática de la UE. El Acuerdo de París de 2015 (COP21) alcanzado el 12 de diciembre de 2015 se considera un hito en la lucha mundial contra el cambio climático. Las cifras oficiales muestran que la agricultura representa el 9-10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE. El marco de la política energética y climática de la UE en 2030 establece un objetivo vinculante de la UE de reducir al menos el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 respecto de 1990, abarcando todos los sectores (incluida la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra). Un informe de la FAO de 2016 sobre el estado de la alimentación y la agricultura y la seguridad alimentaria, deja claro que se espera que los efectos del cambio climático en la producción agrícola se intensifiquen con el tiempo.
  3. Equilibrio territorial: existe una diversidad considerable en las zonas rurales de Europa, especialmente en lo que respecta a las diferentes condiciones socio-económicas. Algunas regiones rurales de cada Estado miembro figuran entre las más económicamente activas en su país, mientras que otras son considerablemente más desfavorecidas. Muchas áreas se enfrentan a un desafío común, a saber, cómo crear empleos sostenibles de alta calidad.
  4. Volatilidad de los precios: Existen numerosas cuestiones que impactan sobre el sector agrícola de la UE, como las relaciones comerciales con Rusia, la crisis de determinados sectores , la negociación de Acuerdos Comerciales como el extinto TTIP o el CETA, que tienen un fuerte impacto sobre el Sector Agrícola. La COMISIÓN EUROPEA ha destacada la situación de crisis que se vive en algunos mercados agrícolas y los datos proporcionados por la FAO indican que es probable que la volatilidad de los precios siga siendo una preocupación importante para los agricultores en las próximas décadas.

 

Reforma de la PAC 2014-2020

La última reforma de la PAC fue acordada en 2013, relacionados fundamentalmente con dos pilares:  el Pilar I de ingreso agrícola y el apoyo al mercado) y el Pilar II de desarrollo rural

Los principales desafíos para la política agrícola de la UE se muestran en el Gráfico siguiente con tres objetivos de la PAC a largo plazo, diseñados para mejorar la competitividad agrícola, mejorar su sostenibilidad y lograr una mayor eficacia.

Politica CAP
Politica PAC 2014-2020 (Fuente COMISIÓN EUROPEA)

La actual PAC continúa la tendencia establecida por las reformas anteriores, pasando del apoyo al producto al de los productores ya un enfoque más basado en el desarrollo. También se sigue avanzando hacia la mejora de la orientación del mercado de la PAC eliminando todas las restricciones existentes a la producción (excepto los derechos de plantación de vinos y las cuotas de azúcar que debían suprimirse para 2017).

Los nuevos instrumentos de la PAC ponen el acento en recompensar al agricultor en términos de biodiversidad de paisajes y tierras de cultivo. Un nuevo instrumento de política (ecologización) se dirigió a la provisión de bienes ambientales. Si bien se ha mantenido la estructura existente de dos pilares, ambos pilares se han orientado a cumplir los tres objetivos de la PAC mediante instrumentos mejor orientados para el primer pilar, complementados por medidas voluntarias y adaptadas a nivel regional en el segundo pilar.

Otros elementos de la reforma incluyen;

  • apoyo financiero para la creación de nuevas organizaciones de productores
  • promoción de cadenas de suministro
  • fortalecimiento de la investigación y la innovación agrícolas
  • mejor focalización de quienes participan activamente en actividades agrícolas y
  • apoyo a los jóvenes agricultores.

 

Presupuesto CAP 2014-2020

Un detalle del presupuesto de la Política Agraria Común se encuentra en el siguiente enlace donde se observa que más del 70% del Presupuesto va destinado a Ayudas Directas (“Direct Payments“) correspondiendo a España un total de  29.168 millones de €, siendo el 3º país beneficiario después de Francia (45.000 millones) y Alemania (30.000  millones) con un presupuesto global de 252.238 millones de € para el período 2015-2020.

El 2º concepto en importancia es del de Desarrollo Rural donde corresponde a España 8.290 millones de €, siendo el 4º país beneficiario después de Polonia (10.941 millones), Italia (10.429 millones) y Francia (9.909 millones) con un presupuesto global de 95.577 millones de € para el período 2015-2020.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s