Relaciones UE-Europa del Este

Uno de los principales think tank europeos, a mi modo de ver, es la FRIEDICH-EBERT-STIFTUNG que recientemente ha publicado un interesante informe denominado “A Shared European Home” sobre la relación entre la UNIÓN EUROPEA y Europa del Este, marcada fundamentalmente por la Federación Rusa como actor principal y los países vecinos, con la participación de más de 900 especialistas de todos los niveles, planteando el tipo de “Hogar” sobre el que se deben basar las relaciones en un la mayor zona geográfica del mundo -desde Lisboa a Vladivostok- hasta el año 2030

Se presentaron fundamentalmente cuatro tipos de “hogar”, como metáfora para describir el tipo de relación:

  1. Escenario I: Hogar Compartido. Todos los europeos comparten una casa – por razones pragmáticas. Después de una década perdida caracterizada por crisis políticas y estancamiento económico, la UE y Rusia se centran en intereses compartidos a partir de 2020. Un nuevo acuerdo de libre comercio también integra a los países de la Asociación Oriental, que ya no están obligados a decidir a favor o en contra de ninguna de las partes

  2. Escenario II: Hogar Común. Europa es el hogar de naciones unidas por valores comunes. Una profunda crisis económica en Rusia conduce a reformas democráticas y económicas que despejan el camino para mejorar las relaciones UE-Rusia. A medida que emergen nuevas potencias mundiales, Rusia y la UE unen fuerzas no sólo para resolver los conflictos en Europa, sino también para contrarrestar amenazas comunes.

  3. Escenario III: Hogar Roto. El hogar europeo está en ruinas. La actual confrontación entre la UE y Rusia continúa hasta 2030. Una relativa modernización autoritaria exitosa en Rusia y la transición energética en la UE dan a ambas partes la oportunidad de actuar independientemente. Los países del vecindario común, objeto de intensa competencia entre la UE y Rusia, constituyen una zona de inestabilidad.
  4. Escenario IV: Hogar Dividido. Los europeos viven al lado, pero aparte unos de otros. La UE y Rusia están bloqueadas en un punto muerto: un deterioro significativo es impedido por la continuada interdependencia económica. Las mejoras, sin embargo, parecen imposibles debido a la desconfianza generalizada. No se produce ninguna transformación política y económica. Europa pierde cada vez más contacto con los nuevos centros de poder mundiales

Cuatro escenarios.jpg
4 escenarios de relación (Fuente FRIEDRICH-EBERT-STIFTUNG)

Durante los últimos dos años se han discutido dichos escenarios con expertos en más de 10 ciudades de Europa y Norteamérica. Los debates se centraron en la cuestión de qué tipo de escenario Europa se dirige actualmente, y cómo dicho escenario podría evolucionar; por otro lado que escenario sería preferible, que debería evitarse, y cómo actuar hoy para allanar el camino para que el escenario más preferible se materialice en 2030.

Un consenso que surgió de todos estos debates fue que -en el contexto de la profunda crisis de las relaciones entre la UE y Rusia- el escenario del Hogar Común no tiene visos de materializarse en el año 2030. Sin embargo, podría servir como una visión para orientar a los responsables políticos en la UE en su estrategia a largo plazo.

“El Hogar Común es como la Estrella del Norte: puede mostrarnos el camino, pero al mismo tiempo sabemos que nunca llegaremos a ella”

Los acontecimientos reales que se desarrollaban en Ucrania y entre la UE y Rusia parecían apuntar en una dirección completamente diferente: a veces, Europa parecía estar firmemente encaminada hacia el escenario del Hogar Roto, es decir, hacia una nueva guerra fría. Para el otoño de 2015, con el cese del conflicto en la zona de Donbas en Ucrania más o menos permanente y con la atención política internacional dirigida hacia Siria y la crisis de refugiados, el escenario del Hogar Dividido.

Sin embargo, los dos escenarios generalmente se consideran intrínsecamente poco atractivos para todas las partes interesadas, sobre todo porque llevan el peligro de empeorar: el Hogar Dividido es intrínsecamente inestable y fácilmente podría convertirse en un Hogar Roto, mientras que la nueva guerra fría es un escenario que nadie quiere volver a vivir.

La conclusión de todos estos debates es clara: Si el Hogar Común parece fuera de alcance por el momento, entonces la UE debería evitar el Hogar Roto, tratar de estabilizar el Hogar Dividido al que actualmente estamos dirigiendo y tratar de lograr el Hogar Compartido como un objetivo de política a mediano plazo.

 

Hogar Compartido

Las características básicas de este escenario son:

  • No se logran avances significativos en las relaciones mutuas o las políticas de crecimiento económico en la Unión Europea (UE) o en Rusia hasta mediados de los años 2020.
  • A la vista de la década perdida para toda Europa, las élites rusas inician reformas económicas, mientras que los Estados miembros de la UE desean renovar las relaciones con se con Rusia.
  • La UE y Rusia se centran en intereses compartidos y en una cooperación pragmática, lo que conduce a un acuerdo de libre comercio que también integra a los países de la Asociación Oriental

En este escenario un nuevo pragmatismo compartido permite una mayor cooperación en Europa, especialmente en el ámbito económico, respetando al mismo tiempo el pluralismo y la diversidad. Rusia sigue persiguiendo una política exterior no alineada con ambiciones mundiales, pero las dependencias económicas y la necesidad de diversificación y modernización se reflejan en las relaciones pragmáticas con la Unión Europea.

Los seis estados de la antigua Asociación Oriental de la UE (Bielorrusia, Moldavia, Ucrania, Azerbaiyán, Armenia y Georgia) ya no tienen que elegir entre un alineamiento con la UE o Rusia, dándoles mayor libertad para desarrollar sus agendas de política interior y exterior.

Asociación Oriental UE (Fuente UE)

La situación de Ucrania ha provocado importantes tensiones y la confrontación directa de intereses entre la UNIÓN EUROPEA y la UNIÓN EUROASIÁTICA dominada por Rusia, que llegaron a ser vistas como proyectos competitivos y mutuamente excluyentes. La integridad territorial de Ucrania se vio comprometida con la anexión de Crimea y comenzó una guerra comercial que aun afecta a países europeos, como España, por las sanciones impuestas por Rusia en respuesta a las impuestas por Estados Unidos y la UE y a pesar de la  estabilización de la situación no se han modificado las diferencias políticas fundamentales entre Rusia y la UE, atrapadas ambas en un equilibrio incómodo, donde el conflicto abierto seguía siendo una amenaza seria.

Hogar Compartido.jpg

Para alcanzar ese deseado escenario:

  • La UE debe ser claramente consciente de sus propios intereses y objetivos y debe comprender los intereses y objetivos de Rusia y los países vecinos
  • La UE y Rusia deben anticipar las reacciones, los conflictos y las sensibilidades pero respetándose de forma mutua sin “droit de regarde
  • La UE debe dar prioridad a los intereses a largo plazo y comunes en las relaciones sobre los intereses a corto plazo y nacionales.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: