La nueva política internacional de Estados Unidos

Estados Unidos (EE.UU.) se encuentra en un auténtico punto de inflexión, derivado de las  elecciones presidenciales y parlamentarias celebradas en el mes de noviembre de 2016. Dicha inflexión supondrá un cambio en la política internacional derivada de la llegada a la presidencia de Donald J. Trump, un personaje sin experiencia previa en el gobierno y con puntos de vista muy marcados respecto a temas de política nacional e internacional. Significativamente, estas posiciones cuenta, de forma frecuente, con el rechazo -explicito- de los líderes del Partido Republicano, que continuamente se ven desbordados por la actitud del Presidente.

Independientemente de la incertidumbre generada, el contexto internacional y la red de relaciones internacionales supondrá un importante amortiguador de la política de Trump. Asimismo el papel que adopte el Congreso de los EE.UU. puede ser determinante para paralizar o ralentizar muchas de las acciones que Trump desearía adoptar. En este sentido el objeto del presente post es presentar, de forma desapasionada, los diferentes escenarios que se pueden producir en los principales ejes de la política internacional como son:

  • Política económica
  • Comercio
  • Energía y cambio climático
  • Unión Europea
  • China y
  • Rusia

 

Política Económica

A pesar de las proclamas de eliminación de muchas de las políticas de su predecesor, Barack Obama, las acciones no van a ser todo lo plácidas que desearía el nuevo Presidente. Es cierto que existe un claro interés por la desregulación económica, pero los recuerdos de los excesos de la Gran Recesión y su impacto en la economía americana están aun presentes. Otra de sus grandes promesas, la eliminación o reducción sustancial de impuestos pueden ser a corto plazo beneficiosas, pero difíciles de proyectar a medio-largo plazo derivado de la caída de la recaudación y el aumento de la deuda. En este sentido la limitación que viene derivada de la regulación económica del Congreso será un freno a muchas pulsiones presidenciales. Finalmente esta por ver el papel que asume EE.UU. en los organismos de cooperación multilateral como el BANCO MUNDIAL, el FONDO MONETARIO INTERNACIONAL, el G20 y otras organizaciones.

Comercio

Uno de los puntos clave de la elección de Donald Trump ha sido el voto masivo de votantes desilusionados por el estancamiento salarial y la situación económica, que achacan a la política comercial de los EE.UU., basada en acuerdos comerciales que en el fondo reflejan una inseguridad en las relaciones internacionales. Las primeras medidas han sido retirar a EE.UU. del Acuerdo de Asociación Transpacifico (TTP) y paralizar las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), así como atacar duramente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA). esta política proteccionista encarecerá las importaciones de fabricantes y consumidores de EE.UU., a la vez que con la aplicación de aranceles encarecerá las exportaciones debilitando el comercio internacional, a la vez que beneficiará a sus competidores como China y Alemania.

TTIP1

Energía y Cambio Climático

El plan presentado en la campaña electoral denominado “America First Energy Plan” disminuía la importancia del Cambio Climático y priorizaba la explotación de los recursos energéticos domésticos, con especial hincapié en carbón, petróleo y gas natural, centrado en disminuir la regulación gubernamental impide que la extracción de recursos. Entre otras medidas proponía la retirada de los EE.UU. del Acuerdo sobre el Clima de París 2015, y eliminar la reglamentación sobre reducción de emisiones de CO2 acordadas en los tratados internacionales. Esto es especialmente importante en un país como EE.UU., 2º mayor emisor mundial de CO2 y puede alterar los objetivos globales del clima. Habrá que observar como se articulan los objetivos de convertirse en una economía auto-suficiente mediante el empleo de los ingresos procedentes de la generación de energía para rehacer las infraestructuras y crear puestos de trabajo para los trabajadores estadounidenses, el uso de energía barata para impulsar la agricultura y la eliminación de reglamentos perjudiciales para los trabajadores.

Unión Europea

En relación a la Unión Europea, la elección de Donald Trump supondrá un cambio radical de los parámetros de relación bajo los cuales se ha desarrollado esta desde el final de la 2ª Guerra Mundial. Entre otros factores, la garantía de seguridad ofrecida por los EE.UU. -base de la seguridad y la cooperación europea- ha sido puesta en duda por Trump, con una crítica explicita a la ORGANIZACIÓN DEL TRATADO DEL ATLÁNTICO NORTE (OTAN) posteriormente atemperada, y una exigencia de mayores recursos. Asimismo la política internacional esta condicionada por las relaciones con Rusia, lo que determinará las relaciones internacionales, basadas en un frente común que se esta resquebrajando. A esta mayor desafección ayuda las continuas críticas de Trump a los principios y objetivos de la UE, como los acuerdos comerciales abogando por una especie de guerra comercial y la retirada de las negociaciones del TTIP, su apoyo al Brexit, su crítica al sistema de refugiados y a la política y liderazgo de Alemania, su ataque al Euro y las instituciones europeas,  augurando más deserciones en la UE.

3792443

China

Las relaciones con China, marcadas por desencuentros iniciales a nivel político, estarán más basadas en la búsqueda de ventajas económicas que por la intención de hacer frente a los retos más la seguridad, el medio ambiente o los derechos humanos. Además la prematura retirada de la TPP, comentada anteriormente, impulsará a China para avanzar en el desarrollo de un acuerdo comercial global favorable a sus intereses, reforzando las alianzas con países de Asia actualmente más proclives a los EE.UU., pero molestos con la desafección derivada de las primeras actuaciones de la Administración Trump. Seguramente imperará el interés económico y Trump intentará una política pragmática con amenazas puntuales, además del control del Congreso sobre las relaciones internacionales que actuará como elemento amortiguador.

Rusia

Finalmente, en este somero análisis, …. Rusia. La postura de Donald Trump respecto a esta potencia difiere radicalmente de la posición de otros presidentes de EE.UU. Además, el deseo de volcarse en la política interior, permitirá a Rusia tener una cada vez mayor influencia sobre Europa (Ucrania, Europa del Este) y Oriente Medio (Siria, Turquía, Irán) y establecerá un reposicionamiento del mapa geo-estratégico a nivel mundial, incluyendo los aliados y enemigos de los EE.UU. Las últimas revelaciones, con la defenestración del Consejero de Seguridad Nacional Michael Flynn, la dificil situación del Fiscal General Jeff Sessions, las revelaciones sobre su yerno, el Asesor Jared Kushner y el anuncio de la militarización con un aumento del gasto en más de 54.000 millones de $ están convirtiendo esta relación en un tema capital de su mandato con consecuencias imprevisibles, marcada por los casos de ciberseguridad y con la presión constante del Congreso, Senado y Servicios de Inteligencia americanos.

putin-trump.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: