Economía Colaborativa

Introducción

El término “Economía Colaborativa” abarca una extensa gama de plataformas digitales y actividades no digitales, con un fuerte significado simbólico, derivado de la atracción por las tecnologías digitales innovadoras y los crecientes volúmenes de actividades de intercambio en la red. Además se considera que la Economía Colaborativa es mas justa social y laboralmente, más sostenible ambientalmente, más participativa y con mayor posibilidad de re-distribución de la riqueza.

Sin embargo actualmente esta economía se encuentra, en el momento actual, en una situación de indefinición sobre su futuro. ¿Hablamos de nuevos negocios o de negocios tradicionales bajo otra perspectiva? ¿La economía colaborativa es la innovación disruptiva y cambiante que se espera? ¿El mundo y particularmente el de los Negocios va a cambiar a mejor?

Es demasiado pronto para respuestas definitivas a estas preguntas, pero es importante hacerse estas preguntas, ya que hablamos de un fenómeno global, debido a la expansión de plataformas a otros países, y porque la idea de compartir ha calado en todo el mundo. Según un reciente informe elaborado por la consultora PRICEWATERHOUSECOOPERS, las principales actividades de la economía colaborativa representarán 335.000 millones de dólares en 2025

Definición de Economía Colaborativa

El concepto es difuso y sometida a muchas interpretaciones por la variedad de agentes y actividades que se desarrollan en el mismo. Según Sunjoo Oh, se trata de una economía con una serie de atributos como son:

  • Relación Social basada en la accesibilidad
  • Confianza
  • Creación de Valor
  • Transacciones peer to peer (P2P)

Según Rachel Botsman, la Economía Colaborativa puede definirse como «un Modelo basado en compartir bienes sub-utilizados  para conseguir beneficios monetarios o no monetarios “. Se trata de una economía basada en redes de distribución, con individuos y comunidades conectados, frente al concepto clásico de instituciones centralizadas, transformando cómo podemos producir, consumir, financiar y aprender.

Resultado de imagen de sharing economyLas actividades de la economía colaborativa se dividen en cuatro grandes categorías:

En este tipo de economía se diluyen un tanto las barreras entre proveedores, consumidores, participantes y usuarios. Según la empresa o actividad pueden existir participantes que sean proveedores y consumidores, así como los usuarios. La operación de las plataformas está determinada fundamentalmente por su orientación al mercado (con ánimo de lucro / sin ánimo de lucro) como por la estructura del mercado (P2P o B2P: Business-to-peer).

Precisamente de la primera clasificación vienen muchas de las criticas sobre la justicia social, ya que las plataformas con ánimo de lucro mantienen, en muchos casos y en aras a una rápida expansión, posturas poco solidarias o socialmente justas. Por el contrario, existen muchas otras iniciativas colaborativas como bibliotecas de herramientas, bancos de semillas, bancos de tiempo y bancos de alimentos, sin ánimo de lucro, que no buscan el crecimiento o la maximización de ingresos, sino que buscan atender las necesidades, por lo general a escala comunitaria.

La división entre plataformas P2P y B2P también es significativa. Las entidades P2P ganan dinero por comisiones en los intercambios, por lo que el crecimiento de los ingresos depende del aumento del número de operaciones. Por el contrario, las plataformas B2P a menudo buscan maximizar los ingresos por transacción, como suelen hacer las empresas tradicionales.

Resultado de imagen de sharing economy
Economía Colaborativa (Fuente RSA)

 

Razones de la Economía Colaborativa

Los motivos para participar en la nueva economía compartida difieren, lo que no es sorprendente dada la diversidad de plataformas y actividades. Algunos participantes se sienten atraídos por la tendencia o la novedad de las plataformas. Más allá de la novedad y la atracción de las nuevas tecnologías, los participantes tienden a estar motivados por factores económicos, ambientales y sociales.

Las plataformas de economía colaborativa generalmente tienen un costo menor que las alternativas de mercado. Particularmente con los sitios P2P, el valor puede ser redistribuido a través de la cadena de suministro a productores y consumidores y lejos de intermediarios, en parte porque los costos de los productores son más bajos. Las plataformas también permiten a las personas  ganar dinero en formas que antes no había sido seguras o fácilmente disponibles.

Muchas plataformas se anuncian como sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Es una creencia que la compartición es menos intensiva en consumo de recursos que las formas dominantes de acceso a bienes y servicios debido a la supuesta reducción de la demanda de nuevos bienes o instalaciones. Sin embargo este tipo de economía genera unos impactos ambientales mucho más complejos.

Otra de las motivaciones más comunes es el deseo de aumentar las relaciones sociales y de hecho así es publicitado en muchas plataformas, pero también muchas de ellas no logran establecer lazos sociales duraderos. Existe también un fuerte compromiso con la transformación social como factor de motivación, enfatizando el valor de compartir y colaborar, y como elemento de crítica al capitalismo, al funcionamiento del mercado y de la economía.

Resultado de imagen de economia colaborativa españa

Conclusión

Existe potencial en este sector para crear nuevos negocios que asignen valor más justo, que estén organizados de manera más democrática, que reduzcan las huellas ecológicas, y que puedan reunir a las personas de nuevas maneras. Por ello existen tantas expectativas sobre este tipo de economía, que puede ser la base de un nuevo modelo en el cual las personas dependen menos de los empleadores y sean más capaces de diversificar su acceso a los ingresos, bienes y servicios.

No obstante la capacidad de las nuevas prácticas de compartición para ayudar a catalizar una transición social también puede depender de la forma que toman estas iniciativas en todo el mundo. A medida que la economía compartida se expande en Europa, es probable que sus prácticas estén interrelacionadas con los valores de equidad, sostenibilidad, apertura y cooperación. En América Latina, el cambio hacia  la solidaridad social, el alivio de la pobreza y la democracia también sugiere un contexto más propicio para un movimiento compartido cooperativo y comunitario.

La economía colaborativa esta siendo impulsada por las nuevas tecnologías. La facilidad con la que los individuos pueden conectarse, intercambiar y compartir información y cooperar es verdaderamente transformadora y esa es la factibilidad de las plataformas de intercambio, pero han de estar alineadas con el contexto político y social en el que se emplean.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: