Marco de relaciones UE-CHINA

El marco de relaciones entre la UE y China esta condicionado por complejas relaciones entre ambas potencias desde el establecimiento de relaciones diplomáticas que comenzó en 1975, la firma de la asociación estratégica UE-China puesta en marcha en 2003 y la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020 acordada en 2013, y que se espera completar con un nuevo acuerdo de asociación y cooperación (en curso desde 2007) y un un acuerdo bilateral de inversiones (desde 2014), todo ello enmarcado en el diálogo estratégico de alto nivel sobre asuntos estratégicos y de política exterior -con el 5º diálogo estratégico celebrado en Pekín en 2015,

Desde este punto de vista las relaciones diplomáticas entre la UE y China, considerando las potencias globales de ambas economías, resulta del máximo interés para encontrar respuestas a una serie de preocupaciones globales y determinar intereses comunes, como la seguridad mundial y regional, la lucha contra el terrorismo, la lucha contra el crimen organizado, las armas de destrucción masiva y la no proliferación de armas nucleares, la seguridad energética, la regulación financiera y del mercado mundial, el cambio climático y el desarrollo sostenible.

En este sentido se enmarca la importancia comercial de la UE para China y viceversa, ambos mercados de tamaño considerable y en el caso de China con un potencial importante de expansión, por lo que las negociaciones sobre un tratado bilateral de inversión son uno de los elementos más importantes de las relaciones bilaterales económicas y comerciales entre ambos.

Como se comento en un anterior post del presente blog, el Secretario General del PARTIDO COMUNISTA DE CHINA (PCCh) y Presidente del país, Xi Jinping,  ha lanzado una serie de iniciativas:

  • un proyecto de «nueva Ruta de la Seda» para integrar económicamente a China en Asia Central y, en última instancia, con Europa y África,
  • la creación del Banco Asiático de Inversión de Infraestructura (BAII) y
  • un acuerdo estratégico importante de energía con Rusia para el suministro de 38.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año, la construcción de un oleoducto y otros proyectos en común para la exploración y extracción de petróleo en China

Todo ello enmarcado en la iniciativa «sueño chino», que se ha presentado como un concepto y una idea destinados a lograr el rejuvenecimiento nacional y a construir una sociedad moderadamente próspera en una gran variedad de dimensiones económicas, sociales, culturales y políticas y a hacer de China una nación totalmente desarrollada antes de 2049.

Otras consideraciones importantes son el elevado crecimiento económico de China, su exposición cada vez más continua a las fluctuaciones del sistema financiero internacional,  la situación de emergencia medioambiental del país -en algunos casos de proporciones importantes- y que se están acometiendo con decisión, y su decidida política como potencia regional, adoptando un papel cada vez mayor con diplomacia proactiva, con la situación de Corea del Norte, conflicto histórico con Taiwan, las manifestaciones de Hong-Kong, y la crisis del mar de China Meridional con tensiones con países vecinos (Taiwan, Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunei)

En base a lo anterior es importante considerar que la UE esta especialmente interesada en el fortalecimiento de la Asociación Estratégica, tan necesaria en un mundo multipolar y globalizado, y para acelerar las negociaciones en curso de un nuevo Acuerdo de Asociación y Cooperación basado en la confianza, la transparencia y el respeto de los derechos humanos, lo que sería beneficioso tanto para la UE como para China, con un diálogo estratégico, económico y comercial de alto nivel, que permitan una consolidación de la confianza.

WORLD2

Puntos Clave

Las orientaciones para una política de la UE que refuerce la cooperación con China tiene cuatro áreas de desarrollo:

  • la transición a la democracia en China,
  • el desarrollo sostenible,
  • los aspectos comerciales, y
    la cooperación internacional para reforzar la asociación

Desarrollando cada uno de estos conceptos, se trata fundamentalmente de:

  • Apoyo a la transición política: la UE y China mantienen un diálogo político regular sobre los derechos humanos, la protección de las minorías y la consolidación del Estado de derecho.
  • Fomento de la eficacia energética y la protección del medio ambiente: Dado que son dos de los principales agentes en el mercado energético mundial, la UE y China cooperan para:
    • mejorar la transparencia y el entorno reglamentario del sector energético
    • intercambiar técnicas e información en materia de eficiencia de recursos y energías renovables
    • favorecer la inversión y la apertura de los contratos públicos
    • fomentar la aplicación de normas internacionales
  • Equilibrio del desarrollo económico y social: la UE y China cooperan para definir y aplicar unas políticas fiscal y monetaria equilibradas destinadas a hacer frente a problemas, tales como unas normas laborales deficientes y la salud y el envejecimiento de sus poblaciones.
  • Mejora de las relaciones comerciales y económicas: dado que la UE es el mayor socio comercial de China y esta es el segundo mayor socio comercial de la UE, ambos socios tratan de:
    • fomentar la apertura del mercado chino a las inversiones y exportaciones;
    • definir unas normas comerciales justas (especialmente en relación con los derechos de propiedad intelectual y unas normas laborales dignas), y
    • encontrar una solución a los conflictos mediante el diálogo o a través del sistema de solución de diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
  • Refuerzo de la cooperación sectorial: la UE y China buscan reforzar la cooperación bilateral en:
    • ciencia y tecnología,
    • inmigración,
    • intercambios culturales, y
      educación.
  • Fomento de la seguridad y la cooperación internacional: diálogo entre la UE y China sobre la paz y la seguridad en regiones del mundo (en particular, en Asia Oriental). La UE apoya, asimismo, el diálogo entre China y otros países de la región con el fin de fomentar su estabilidad. La cooperación entre socios también comprende la transparencia en cuanto a los gastos militares, la no proliferación nuclear y la supresión progresiva del embargo de armas europeo.

 

maxresdefault

Agenda Estratégica 2020

La XVII Cumbre UE-China se celebró con fecha 29 de junio de 2015 y elevó las relaciones bilaterales a un nuevo nivel, con la perspectiva de una cooperación política más estrecha que trascienda las relaciones comerciales y que lleve a un enfoque coordinado para hacer frente a los retos globales. También en la mencionada cumbre, ambas partes reconocieron el progreso logrado en la aplicación de la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: