Informe Competitividad Europa 2020

Resumen Ejecutivo del Informe del WORLD ECONOMIC FORUM “The European 2020 Competitiveness Report

A medida que Europa emerge lentamente de la peor crisis financiera y económica de los últimos 80 años, la necesidad de centrarse en estrategias a largo plazo para un aumento de la competitividad nunca han sido mayores. A partir de la visión establecida por las instituciones de la Unión Europea (UE) en 2010, todas las partes interesadas deben colaborar de forma conjunta en la implantación de la Estrategia EUROPA 2020, construyendo así una economía inteligente, sostenible e integradora, para apoyar el crecimiento económico sólido y la generación de puestos de trabajo.

europa_2020.jpg

Europa ha capeado la tormenta financiera mediante a la adopción de audaces políticas monetarias, los procesos de re-estructuración en los sistemas bancarios y reformas que el sector público, que han supuesto una reducción del gasto público estructural en algunos países -fundamentalmente del Sur de Europa- y ha traído tranquilidad de nuevo a los mercados. La consolidación fiscal y la reestructuración del sistema bancario, así como la evaluación positiva de la calidad de los activos financieros han restaurado la confianza de los mercados. Como resultado, las sombrías predicciones de ruptura de la Eurozona se han evaporado, la deuda de aquellas economías particularmente afectadas por la crisis ha bajado, y la consolidación fiscal está empezando a consolidarse en la mayoría de las economías.

COMPETITIVIDAD1
Comparativa Indices de Competitividad (fuente WEF)

No obstante a lo anterior, no es tiempo de complacencia: han de adoptarse medidas para elevar la competitividad de Europa, y con ello aumentar los niveles de productividad, el empleo y la prosperidad. Si bien la situación fiscal está mejorando, Europa continuó registrando un crecimiento moderado y, en algunos casos, las tasas de desempleo siguen estando en valores récord (por encima del 20% en España) y no hay indicios de una solución rápida. En este contexto, Europa necesita volver a poner en el centro de la política económica la agenda de competitividad, abordando los factores que determinan el nivel de productividad de las economías. Esta agenda se debe centrar en el aumento de la productividad que permita a las economías europeas aumentar la prosperidad de sus ciudadanos.

La UE continua por debajo de los EE.UU. y otros países avanzados en la tarea de construir una economía basada en el conocimiento inteligente y la innovación. La UE debe mejorar en cuatro áreas “inteligentes” identificadas por la Estrategia EUROPA 2020:

  • aumentando la competitividad de los mercados
  • eliminando las regulaciones
  • aumentando las fuentes de financiación disponibles y
  • mejorando el clima de negocios para los emprendedores

Además, el trabajo de mercado tiene un crecimiento inclusivo restringido, fiel reflejo de los efectos devastadores y persistentes de la crisis junto con la rigidez de determinados países europeos. Ello ha dado lugar a un fuerte aumento en el desempleo, de larga duración en muchos casos, lo cual priva a un amplio segmento de la población de un empleo remunerado. La situación es particularmente difícil para la juventud de Europa.

No obstante a lo anterior, la UE tiene un mejor desempeño que los EE.UU. en términos de crecimiento inclusivo y sostenible, pero es inferior a otras economías avanzadas. La UE supera a los EE.UU. en servicios de salud, la desigualdad de ingresos en general es más baja y el gobierno es más eficaz en la reducción de la pobreza y la desigualdad. Además Europa está mas comprometida con la sostenibilidad del medio ambiente, por ejemplo mediante el uso de una mayor proporción de energías renovables.

Dentro de la propia UE empieza a persistir la brecha de conocimiento entre economías de “innovación rica” y economías de “innovación pobre”. En general, existen disparidades nacionales y regionales importantes en la existencia de un entorno innovador en Europa, con un buen rendimiento del Norte y Noroeste de Europa en comparación con Sur de Europa y con respecto a Europa Central y Oriental. las economía del Norte y Noroeste disponen de mercados altamente competitivos, clusters bien desarrolladas y un entorno emprendedor que es la piedra angular del crecimiento empresarial de estos países. Pero en el otro extremo, muchas economías europeas, sobre todo en Europa meridional y oriental, se quedan atrás lo que es problemático a la región como conjunto.

COMPETITIVIDAD2.jpg
Diferencia de competitividad entre diferentes regiones de Europa (fuente WEF)

Atendiendo a la competitividad, el aumento de esta requerirá, por tanto, estrategias diferenciadas. Si bien es necesario un esfuerzo concertado de todos los Estados miembros de la UE para mejorar la economía basada en el conocimiento de Europa, de las grandes disparidades regionales se desprende que los caminos para conseguir este objetivo y las prioridades de mejora, será diferente según los países. Sin embargo, para todas las economías europeas, las inversiones en activos de generación de conocimiento se traducirá en importantes motores del futuro crecimiento de la productividad: educación, información y tecnologías de comunicación, la agenda digital y las reformas para mejorar el entorno general de las empresas.

La implantación de este programa de reformas e inversiones requiere el fortalecimiento institucional para superar las presiones de grupos de interés. La inversión en medidas que fomenten la competitividad es una tarea formidable, particularmente a la luz del largo plazo de consolidación de estas reformas estructurales, y los sacrificios a corto plazo que que conllevan. Las transformaciones que impactan sobre la competitividad y la productividad requieren el apoyo combinado de gobierno, las empresas y la sociedad civil, con la construcción de una visión común y un compromiso de las agendas nacionales de competitividad para cumplir los ambiciosos objetivos de la Estrategia EUROPA 2020.

En el caso específico de España, el Informe sitúa a nuestro país en la posición 13º (de 28 países), ocupando las siguientes posiciones:

COMPETITIVIDAD3.jpg
Factores de competitividad de España (2014) (Fuente WEF)
  • Crecimiento Inteligente: 13º
    • Ambiente empresarial: 21º
    • Agenda Digital: 12º
    • Innovación: 14º
    • Formación y Educación: 11º
  • Crecimiento Sostenible: 11º
  • Crecimiento Integrador: 19º
    • Mercado laboral y empleo: 25º
    • Inclusión social: 14º
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: