Acuerdo de Asociación España – UE 2014 – 2020: Análisis de Objetivos Temáticos (II)

Objetivo Temático 4: FAVORECER LA TRANSICIÓN A UNA ECONOMÍA BAJA EN CARBONO EN TODOS LOS SECTORES

España presenta un modelo energético caracterizado por una elevada dependencia energética exterior, en torno al 80% frente a una media europea ligeramente superior al 50%; un muy reducido nivel de interconexión de los sistemas eléctrico y gasista con el resto de Europa; una elevada intensidad energética y unos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que es necesario reducir.

Es necesario orientar las actuaciones de política energética y el destino de los fondos europeos hacia actuaciones que permitan cumplir con las necesidades actuales de la política energética española y a su vez, con los objetivos de la UE2020, en términos de ahorro y eficiencia energética y de utilización de energías renovables.

Una de las prioridades clave de la Estrategia Europa 2020 es el fomento del crecimiento sostenible mediante el paso decidido hacia una economía baja en carbono que utilice los recursos naturales de forma eficiente y sostenible. En esta línea, la UE2020 establece unos objetivos a cumplir en 2020 para la Unión Europea en su conjunto, y particularizados para cada uno de los Estados miembros en los siguientes ámbitos:

  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Incremento de la participación de las energías renovables.
  • Incremento de la eficiencia energética.

De cara a garantizar el cumplimiento de los objetivos vinculantes en materia de renovables para el año 2020 y favorecer el paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono, mediante el fomento de producción y distribución de energía derivada de fuentes renovables, se considera necesario seguir apostando por el desarrollo de energías renovables y de las interconexiones eléctricas que faciliten su integración.

Por ello se considera relevante contemplar la financiación de proyectos renovables en el periodo de programación 2014-2020, tanto grandes inversiones, en generación renovable e interconexiones necesarias para la integración renovable, como pequeños proyectos renovables para autoconsumo eléctrico, para el Sistema Peninsular y los Sistemas Eléctricos Insulares y Extrapeninsulares (SEIE).

Será necesario, por tanto, lanzar un plan en base a la Estrategia Española a largo plazo para la Rehabilitación Energética en el Sector de la Edificación, impulso de planes de ahorro y eficiencia energética en las empresas (fundamentalmente PYMEs) y el desarrollo de planes de movilidad sostenible y la puesta en marcha de Redes inteligentes (Smart grids) en media y baja tensión

En cuanto al fomento de las energías renovables se apoyarán actuaciones tendentes a fomentar la producción y utilización de las energías renovables, siempre que exista un fallo de mercado claro y demostrado, que dichas inversiones aumenten la capacidad de producción de renovables y mejoren el mix energético nacional. Entre ellas:

  • Uso de la biomasa y del biogás con fines energéticos, especialmente para usos térmicos en viviendas, equipamientos públicos o empresas, en particular y de forma limitada
  • Instalaciones de producción de energía eléctrica de fuentes renovables, principalmente eólica y solar fotovoltaicas.
  • Interconexiones eléctricas, únicamente cuando su objetivo principal sea reducir el nivel de emisiones de carbono, mediante el fomento de producción y distribución de energía derivada de fuentes renovables
  • Desarrollo y promoción de la geotermia y aerotermia para usos térmicos. En particular la geotermia somera en aplicaciones para climatización de edificios y la geotermia profunda para usos térmicos o cogeneración.
  • Promoción de la producción y el uso de los biocarburantes para el transporte, en particular los biocarburantes de segunda y tercera generación, siempre que no entren en competencia con los alimentos ni afecten a las poblaciones locales ni a cambios en el uso del suelo.
  • Mejora y potenciación de instalaciones de energías renovables, particularmente la eólica, hidráulica y la cogeneración de alta eficiencia.
  • Programas experimentales en el ámbito de las energías marinas, así como en los sistemas de almacenamiento de energía, en los biocombustibles y licuación de biogases
  • Mejora de la eficiencia energética en los regadíos y maquinaria agrícola y la sustitución de fuentes convencionales por fuentes renovables en instalaciones agrarias.
  • Apoyo a la producción de energía respetuosa con el medio ambiente que limite los impactos medioambientales en las zonas forestales y agrarias, evitando el riesgo de intensificación forestal, la dedicación excesiva de terrenos a la producción de biocarburantes.
  • La reducción de emisiones de óxido de nitrógeno y metano procedentes de la agricultura.

En cuanto a la mejora de la eficiencia energética, se apoyarán actuaciones como las que se indican a continuación.

  • Medidas para la mejora de la eficiencia energética en la edificación existentes de uso público (especialmente edificios de las Administraciones autonómicas y locales), uso privado (incluido el residencial), dedicadas a actividades productivas y de servicios
  • Medidas para mejorar la eficiencia energética en los diferentes sectores y subsectores consumidores de energía, tanto del ámbito público como el privado,
  • Medidas para la renovación de las instalaciones de cogeneración de alta eficiencia. Sustitución de los equipos principales por otros más eficientes, así como la utilización de la cogeneración por parte de las empresas en los procesos productivos

En cuanto a las actuaciones para la movilidad urbana sostenible, se podrán financiar actuaciones en áreas como el fomento del transporte colectivo y transporte urbano limpio; planes de transporte sostenible; portales de gestión de tráfico o sistemas de aparcamiento inteligente, entre otras medidas.

Medidas de reducción del consumo energético a través de la modificación de los sistemas existentes y optimización de los procesos productivos, como la mejora de los procesos productivos para implantación de tecnologías más eficientes desde el punto de vista energético.

Los fondos FEDER financiarán las actuaciones previstas dentro de las propuestas de intervención

 

Objetivo Temático 5: PROMOVER LA ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA PREVENCIÓN Y GESTIÓN DE RIESGOS

España es especialmente vulnerable al cambio climático, el cual agrava los riesgos de incendios forestales, la erosión y fenómenos meteorológicos extremos como sequías e inundaciones; el riesgo de desertización afecta a casi tres cuartas partes del territorio.

No sólo hay que referirse a los impactos del cambio climático derivados de los eventos extremos, sino también a los impactos graduales como la subida lenta del nivel del mar o el progresivo incremento de las temperaturas medias.

Es necesario realizar un importante esfuerzo para llevar a cabo investigación y desarrollo de propuestas tecnológicas específicas que permitan a España enfrentarse con mayores posibilidades de éxito a los efectos del cambio climático, y generalizar la implantación de las tecnologías existentes en las regiones más vulnerables, así como una reducción del déficit de agua, disminuyendo la demanda.

Las líneas de trabajo pueden enmarcarse en las actuaciones siguientes:

  • Evaluaciones sectoriales de impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático, con actuaciones en distintos sectores como los recursos hídricos, zonas costeras, biodiversidad, bosques, salud, agricultura, etc.
  • Asimismo, se contemplan, dentro de estos planes, inversiones en infraestructuras y redes de alerta temprana para la protección civil y emergencia, así como actuaciones de formación y capacitación del personal dedicado a ello.

En el ámbito de la Biodiversidad, España es el país de la Unión Europea con mayor superficie en Red NATURA 2000, ya que supone el 27% de su territorio. De cara a afrontar los riesgos del cambio climático es necesario considerar especialmente, los ecosistemas acuáticos continentales, los ecosistemas terrestres y marinos, y los previsibles efectos sobre la biodiversidad vegetal y animal.

Se deberán promover acciones en estos ámbitos, como la elaboración específica de planes de recuperación de especies amenazadas, la recuperación de fauna silvestre, la restauración de los ecosistemas, la conservación de las especies amenazadas, etc. Así como mismo el impulso de líneas de ayuda a la Red Natura 2000, en los ámbitos agrarios y forestales con el fin de evitar la pérdida de biodiversidad de dichas zonas.

Dentro de los posibles efectos del cambio climático debe prestarse atención a los riesgos de inundación y erosión y en la incidencia del cambio climático sobre las ciudades costeras y sobre el sector turístico. En este sentido las estrategias para la protección de la costa española se centrarán en los territorios con mayores problemas de erosión, contaminación e interferencia con los usos del suelo existentes y promoverán la ordenación del espacio marítimo.

En el sector agrícola se fomentarán actuaciones que conduzcan a Adaptación de los regadíos que permita reducir significativamente el consumo de agua, Restauración de suelos agrícolas y forestales, fundamentalmente los afectados por la desertificación, mejora de las acciones de alerta contra plagas y enfermedades agrícolas y ganaderas.

La lucha contra la desertificación se plantea mediante asegura mediante la integración de los objetivos del PNACC en el Programa de Acción Nacional de la Lucha contra la Desertificación (PAND), con la creación de un Sistema Integrado de Evaluación y Vigilancia de la Desertificación en España, restauración de tierras afectadas por la desertificación: Ordenación y restauración de cuencas en zonas áridas y semiáridas degradadas, fomento de la gestión sostenible de los recursos naturales en zonas afectadas por la desertificación, etc.

Los fondos que actuarán en este OT serán, en su caso FEDER, FEADER y FEMP. Se priorizarán en primer lugar los territorios con procesos provenientes del cambio climático y con mayores recursos naturales. Como segundo criterio, se priorizarán las regiones transición y menos desarrolladas.
Objetivo Temático 6: CONSERVAR Y PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE Y PROMOVER LA EFICIENCIA DE LOS RECURSOS

Una de las prioridades de España en el ámbito medioambiental es la aplicación de políticas más eficaces, a través de la puesta en marcha de aplicación del principio “quien contamina, paga”, para mejorar la eficacia de las políticas medioambientales y asegurar financiación para los servicios medioambientales.

El valor de la biodiversidad española es el más elevado de la Unión Europea. Según la Base de Datos oficial Natura 2000 de España, la Red está formada actualmente en España por 1.448 Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y por 598 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que comprenden en conjunto una superficie total de más de 147.000 km2.

En relación con el estado del medio marino, debe señalarse en primer lugar que España posee una longitud de costa de aproximadamente 7.880 km. Para facilitar la planificación, la Ley establece la subdivisión del medio marino español en cinco demarcaciones marinas: noratlántica, sudatlántica, Estrecho y Alborán, levantino-balear y canaria, para cada una de las cuales se deberá elaborar una estrategia marina.

En el ámbito de la gestión sostenible de los recursos marinos, la actividad pesquera y acuícola se llevará a cabo desde un enfoque ecosistémico que evite efectos negativos en el medio ambiente y permita alcanzar el rendimiento máximo sostenible a más tardar en el 2020.

Se apoyarán medidas que favorezcan la recopilación de datos y la mejora de la gestión responsable y sostenible de las zonas de producción que garanticen la viabilidad económica del sector sin perjudicar al medio marino; así como medidas que mejoren la protección, conservación y sostenibilidad de los recursos marinos. Del mismo modo se fomentarán medidas que contribuyan a la ordenación del espacio marítimo y a la creación de nuevas zonas marítimas, así como a la sensibilización medioambiental del sector.

En el sector hídrico, al igual que en el resto de sectores medioambientales, debe promoverse el mayor uso del análisis económico para mejorar la eficiencia de las políticas. Así, la eliminación de los subsidios que sean perjudiciales para el medio ambiente se plantea como uno de los principales retos.

En el ámbito de los residuos, la hoja de ruta hacia una Europa Eficiente en el uso de los recursos establece los objetivos y los medios para trasformar la economía actual basada en el uso intensivo de los recursos en un nuevo modelo de crecimiento basado en el uso eficiente de los mismos; esta transformación debe ir acompañada de cambios radicales en los ámbitos de la energía, la industria, la agricultura, la pesca, el transporte y en el comportamiento de los productores y los consumidores, de forma que el residuo se convierta en un recurso.

España se sitúa en el mundo como uno de los destinos con mayor volumen de calidad y diversidad de patrimonio cultural, en particular monumental y museístico. Es necesario preservar esta riqueza, no solo con el objetivo de transmitir el legado histórico, artístico y cultural a las generaciones futuras, sino también como fuente de crecimiento económico y empleo actual a través del turismo.

Este objetivo temático se encuentra fuera de concentración temática, por lo que los recursos disponibles para cofinanciar inversiones en este ámbito son muy limitados. Por consiguiente es vital concentrar los esfuerzos en unas pocas prioridades que a su vez sean las que tengan más posibilidades de crear un mayor impacto; por ello se considera que las prioridades en que deben concentrarse los esfuerzos del OT6 se refieren al sector del agua, muy especialmente en saneamiento y depuración, y en menor medida en los sectores de residuos, patrimonio natural y cultural, y biodiversidad.

Como consecuencia de lo expuesto, aproximadamente un 70% de las inversiones a cofinanciar dentro del OT6 (el 100% de las inversiones FEDER cofinanciadas por la AGE) se dirigirán a instalaciones de saneamiento y depuración en el periodo 2014-2020.

Adicionalmente existen otras necesidades en este sector, que es necesario abordar en algunas CCAA como la promoción de la gestión eficiente e integral de las reservas de agua, fundamentalmente mediante la reducción de pérdidas en la distribución y la realización de infraestructuras para asegurar el abastecimiento humano, habiendo promovido todas las posibilidades de ahorro de agua y eficiencia hídrica

Se plantean propuestas de actuación en los ámbitos de agua, residuos, sector pesquero, forestal, patrimonio natural y cultural y biodiversidad. FEDER podrá financiar las infraestructuras de saneamiento y depuración de aguas en las regiones menos desarrolladas, en transición y excepcionalmente en las nuevas regiones más desarrolladas e insulares, en este último caso siempre que haya una necesidad real de actuación justificada (en términos de crecimiento y empleo o criterios medioambientales), y estén bien priorizadas (por ejemplo en grandes aglomeraciones o en zonas sensibles).

En todo caso, estas inversiones en los distintos tipos de región deben ser siempre las necesarias para cumplir los hitos establecidos en la directiva de saneamiento y depuración de aguas residuales, se asegure un uso eficiente de la infraestructura (utilización razonable de capacidades nuevas o actualizadas, evitando el sobredimensionamiento) y se garantice la sostenibilidad financiera de la inversión

Las propuestas prioritarias de intervención en materia de residuos han de ser aquellas inversiones que contribuyan a mejorar la gestión de los residuos, mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, y en especial a incrementar la prevención y los porcentajes de reciclado de residuos.

Las propuestas de intervención deben contribuir al cumplimiento de los objetivos de prevención, reciclado, reutilización y valorización, y en ningún caso deben impedir su consecución. En las regiones menos desarrolladas y en transición, se podrán financiar infraestructuras básicas de residuos siempre que se dé prioridad a la prevención y al reciclado. En las regiones más desarrolladas, FEDER no intervendrá para financiar infraestructuras básicas (inversión física o equipos móviles) pero podrá financiar acciones de tipo inmaterial como información y sensibilización con objeto de reducir la producción de residuos y estimular el reciclaje.

Se fomentará la mejora ambiental del entorno urbano, a través de la rehabilitación de viejas zonas industriales y la reducción de la contaminación.

La conservación de la biodiversidad ha de enfocarse, en primer lugar, mediante la integración de la necesidad de protegerla y conservarla en la aplicación de las restantes políticas, en especial aquéllas relativas al medio natural. En segundo lugar, se trata de acciones directas para mantener y mejorar la biodiversidad
Objetivo Temático 7: PROMOVER EL TRANSPORTE SOSTENIBLE Y ELIMINAR LOS ESTRANGULAMIENTOS EN LAS INFRAESTRUCTURAS DE RED FUNDAMENTALES

Durante las últimas décadas se ha mantenido en España una política de inversión muy intensa en el sistema de transporte, lo que ha llevado a mejorar nuestro patrimonio infraestructural. No obstante, subsisten todavía bastantes situaciones de ineficiencia, cuellos de botella, y déficits de dotación en determinados entornos geográficos.

Desde el punto de vista del reparto modal de la movilidad, existe una fuerte preponderancia de la carretera, tanto para pasajeros como mercancías, como consecuencia del importante desarrollo experimentado por la red viaria, así como por su flexibilidad y carácter de acceso y cobertura universal.

Por ello se plantea la necesidad de dedicar los recursos adecuados a las actuaciones que permitan fomentar un equilibrio modal para alcanzar una movilidad más sostenible, en línea con el objetivo de la Comisión Europea de promover modos alternativos al transporte por carretera hacia otros modos con mayor eficiencia energética y medioambiental, tanto en transporte de viajeros como en el de mercancías, para alcanzar un sistema de transporte más sostenible. Así pues, las necesidades de inversión deben estar más orientadas hacia el reequilibrio del sistema entre los diferentes modos de transporte, y hacia la optimización funcional de su conjunto.

El sistema de transporte interno de viajeros se caracteriza por un claro predominio de la carretera frente al resto de modos, alcanzando más del 90%. En el marco de la UE, la participación modal del ferrocarril en España, de un 5,6%, es algo menor que la media, del 7,4%. El Reino Unido, Francia y Alemania muestran cuotas de participación sensiblemente por encima de la de España (de 8 a 10%), mientras que Italia (con el 6,1%) y Polonia (el 4,8%) se sitúan en niveles más cercanos al de nuestro país.

Existe también un notable aumento de tráfico ferroviario que se produce en los corredores radiales donde están en servicio las líneas de alta velocidad, que unen el centro peninsular con Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, no habiéndose desarrollado completamente las relaciones con el norte, noroeste y oeste de España, y solo parcialmente alguna de las principales conexiones no radiales, como es el caso del eje mediterráneo.

Por lo que respecta al transporte de mercancías, España, con un 4,8% del transporte interior, está entre los Estados con niveles de participación más reducidos, muy lejos de la media de los 28, de un 18,2%. La mayor parte de los grandes países de la UE muestra cuotas de participación en torno al 15%, destacando sobre todo Alemania, con el 23,1%. La reducida participación del ferrocarril en España es comparable a la de países relativamente aislados o de muy pequeño tamaño, como Irlanda, Grecia o Luxemburgo.

Una de las principales razones del predominio del transporte de mercancías por carretera es el insuficiente desarrollo de un sistema de transporte intermodal en nuestro país. Existen un elevado potencial de desarrollo del transporte intermodal, en el cual el ferrocarril debe mejorar su aportación a la cadena de transporte, para lo que son necesarias tanto actuaciones de mejora de las infraestructuras de conectividad como de optimización de la organización y gestión de las cadenas logísticas.

Por sus condiciones (desarrollo actual, potencial de tráfico, articulación de los principales núcleos de actividad económica, y comunicación internacional), las actuaciones más prioritarias se focalizan en el impulso de los dos corredores europeos de la red TEN-T, Mediterráneo y Atlántico.

Este planteamiento de integración entre los distintos modos de transporte, y de abordar conjuntamente las acciones de mejora de infraestructuras y de optimización de los servicios de transporte, es por otra parte plenamente coherente con las principales directrices de la nueva política de la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T)

Las correspondientes prioridades de intervención se concretan en:

  • Avance en una visión integrada del sistema de transporte en su conjunto, más centrada en la satisfacción de las necesidades de la sociedad y del sistema productivo, que en la dotación per se de nuevas infraestructuras, evitando actuaciones aisladas que llevan a carencias o ineficiencias.
  • Mejoras en la intermodalidad y la conectividad, prestando especial atención a los accesos a puertos y la integración de las redes regionales y locales con los principales corredores de la red básica. Despliegue de una eficiente red de nodos logísticos.
  • Racionalización de las inversiones en las infraestructuras, en función de las necesidades reales de la sociedad, apoyada en rigurosos análisis de rentabilidad social y económica.
  • Consolidación de las infraestructuras ferroviarias de altas prestaciones para el transporte de mercancías y de viajeros, y extensión progresiva de servicios ferroviarios que enlacen España con otros países europeos sin discontinuidad, favoreciendo el trasvase modal y el desarrollo de la intermodalidad.
  • Desarrollo de los corredores europeos TEN-T, en particular del Corredor Mediterráneo, de especial importancia estratégica, junto con actuaciones de integración con la red Convencional para impulsar la cohesión territorial.

Las inversiones en estas prioridades tendrán lugar en las regiones menos desarrolladas y en transición. Con carácter excepcional y siempre que esté debidamente justificado, se podrán cofinanciar inversiones en regiones más desarrolladas en transporte de mercancías por ferrocarril a lo largo de corredores TEN-T con conexiones internacionales, así como aquellas actuaciones necesarias para fomentar la interoperabilidad, la intermodalidad y los nodos logísticos de mayor importancia estratégica.

Así, y con el fin de priorizar las intervenciones, el FEDER no cofinanciará carreteras locales, puertos de interés general o aeropuertos en cualquier tipo de región, excepto en casos individuales suficientemente justificados.
Esta nueva TEN-T estará estructurada por corredores multimodales, en los que pueden transitar mercancías y pasajeros con alta eficiencia y pocas emisiones de gases contaminantes, haciendo también un uso extensivo de la infraestructura actual. Tal es la importancia de esta red de transportes de ámbito europeo que se ha establecido en reglamentación citada un horizonte para la finalización de las mismas, de 2030 para el nivel más prioritario o básico (“core”) de la misma.

Los objetivos básicos de la política de transportes española son la eficiencia y la sostenibilidad del transporte, junto con la constante obligación de mantener y mejorar la seguridad. Para alcanzar estos objetivos es necesario dar una adecuada respuesta a un conjunto de retos de gran envergadura, entre los que cabe destacar los siguientes:

  • Culminar los principales ejes estructurantes
  • Continuidad e interoperabilidad de los ejes de transporte internacional
  • Aprovechar la intermodalidad: nodos y conexiones intermodales
  • Reequilibrar el sistema de transporte a favor de los modos más sostenibles
  • Mejorar la gestión del sistema de transporte. Sistemas Inteligentes de Transporte

Las actuaciones de desarrollo de los principales corredores y ejes interurbanos, así como de las infraestructuras portuarias y aeroportuarias más importantes son competencia de la Administración General del Estado y las entidades que de ella dependen. Las Comunidades Autónomas son responsables de las redes internas a la propia región, incluyendo en casos determinados, por ejemplo, en las regiones insulares, a los puertos de tráfico primordialmente intrarregional.

La inversión con fondos FEDER se destinará principalmente a la finalización de los ejes estructurantes ferroviarios que forman parte de los corredores TEN-T, tanto para el transporte de mercancías como de viajeros, en las regiones menos desarrolladas y en transición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: