Acuerdo de Asociación España – UE 2014 – 2020: Análisis de Objetivos Temáticos (I)

Objetivo Temático 1: POTENCIAR LA INVESTIGACIÓN, EL DESARROLLO TECNOLÓGICO Y LA INNOVACIÓN

La Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación (EECTI) 2013-2020, es uno de los instrumentos diseñados para el fomento del crecimiento económico y la competitividad del país.

La EECTI contiene prioridades transversales que son necesarias para corregir las debilidades del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, y que tienen además un carácter estructural, especialmente en los ámbitos específicos que dentro de cada uno de los retos de la sociedad desarrolla el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación y las Estrategias Regionales de Investigación para la Investigación Inteligente (RIS3) en el caso de las Comunidades Autónomas.

La EECTI facilita la conexión con las políticas de la Unión Europea destinadas a impulsar las actividades investigación e innovación, con objeto de maximizar el impacto de las actuaciones publicas en este ámbito en términos de desarrollo, crecimiento económico y cohesión territorial.

Por tanto, la necesaria coordinación de las RIS3 regionales, entre ellas y con la estrategia y políticas nacionales se consigue en el marco de la EECTI. De este modo se obtiene un “mapa” de los ámbitos de especialización a nivel regional y estatal que ofrece una visión de conjunto, y coordinada, de las actuaciones.

España ha realizado, a lo largo de las dos ultimas décadas, un esfuerzo destacado y ascendente en inversión en I+D si bien la distancia, respecto a la media de la UE, sigue siendo significativa. Así́, tanto en la EECTI como en el Plan Nacional de Reformas 2013 se contempla para 2020 una inversión del 2% de gasto en I+D sobre el PIB. Igualmente, la consecución de este objetivo contempla un notable incremento en la inversión empresarial en I+D, como resultado de los bajos niveles que caracterizan a España en relación a la media de la UE, y que representando en la actualidad el 0,69% del PIB ha de alcanzar en 2020 el 1,20% del PIB.

La investigación y la innovación en España se caracterizan por la existencia de importantes ámbitos de mejora, tanto en el sector empresarial como en el sector publico, que permitan consolidar las capacidades generadas a lo largo de las ultimas dos décadas, impulsar su internacionalización e incrementar el impacto de los resultados de I+D+i contribuyendo a la mejora de la competitividad del tejido productivo.

Entre los principales problemas identificados, destaca la baja intensidad de la inversión en materia de investigación e innovación en su conjunto, particularmente del sector privado, así́ como la persistencia de fuertes disparidades regionales, y especialmente en el ámbito empresarial donde el reducido tamaño de las empresas redunda en bajos niveles de internacionalización y participación en cadenas globales de alto valor añadido.

Igualmente, el Sistema en su conjunto precisa fortalecer los vínculos de colaboración con el tejido productivo lo cual requiere de actuaciones focalizadas en tres ámbitos:
• la orientación de las actividades realizadas en el sector publico hacia las necesidades del tejido productivo –colaboración publico – privada–
• facilitar y fomentar la movilidad de investigadores y personal de I+D+i entre Universidades y centros públicos de I+D y empresas, y
• incentivar la circulación y valorización de los resultados de la investigación realizada.

Las inversiones en el ámbito del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) estarán exclusivamente orientadas a las prioridades identificadas en las RIS3 estatal y regionales. En el caso de la EECTI, las prioridades son de dos tipos: horizontales y temáticas. Las prioridades horizontales, hacen referencia a procesos y aspectos estructurales del Sistema que es necesario fortalecer, incluyendo la generación de capacidades destinadas a promover la convergencia (escalera hacia la excelencia), la colaboración público-privada, la mayor participación empresarial en I+i y la mejora de la eficiencia del sistema publico de I+i.

Las prioridades temáticas nacionales, que son las que de acuerdo con la metodología diseñada marcan la especialización inteligente, identificados como prioritarios en la ECCTI, que serán objeto de financiación FEDER son: Reto en salud, cambio demográfico y bienestar; Reto en seguridad y calidad alimentaria; actividad agraria productiva y sostenible, sostenibilidad de recursos naturales; investigación marina y marítima; Reto en energía segura, eficiente y limpia; Reto en transporte sostenible, inteligente e integrado; Reto en acción sobre el cambio climático y eficiencia en la utilización de recursos y materias primas; Reto en cambios e innovaciones sociales y Reto en economía y sociedad digital y Reto en seguridad y protección.

En términos cuantitativos, los fondos destinados al OT1 contribuirán a alcanzar en 2020 una inversión del 2% de gasto en I+D sobre el PIB, en línea con los objetivos marcados en el PNR 2014 y la Estrategia UE2020, representando el 9% de la inversión prevista a realizar por las Administraciones Publicas españolas en el marco de las previsiones de la EECTI 2013-2020.

El objetivo de las propuestas de intervención será́ el fomento de la investigación orientada y la innovación, con el objeto de que sus resultados puedan ser trasladados al mercado y generen el mayor impacto socioeconómico posible. En cualquier caso, la cofinanciación de proyectos de infraestructuras y de investigación básica y de frontera se limitará a los que cumplan las siguientes condiciones:

  • estar incluidos en los ámbitos de especialización de la RIS3 nacional y/o regional;
  • servir de “escalera para la excelencia”;
  • desarrollar ventajas competitivas y
  • proporcionar un probado efecto socioeconómico positivo en el estado/región.

Además, se priorizará la cofinanciación de aquellas infraestructura que contribuyendo al cumplimiento de los objetivos señalados en las correspondientes estrategias de especialización inteligente -nacional y regionales-, sean necesarias para impulsar la competitividad y el desarrollo en materia de I+i y promuevan la colaboración internacional, especialmente la europea así́ como la cooperación interterritorial.

Las propuestas de intervención ligadas al fortalecimiento del Sistema de Investigación e Innovación incluyen:

  • Fomento –creación, desarrollo y explotación- de resultados y capacidades de investigación e innovación de los agentes (grupos y redes) orientadas a la generación de conocimientos y tecnologías de vanguardia y al desarrollo y adopción de innovaciones disruptivas y, especialmente, orientados a la resolución de los grandes RETOS de la sociedad identificados en la EECTI así́ como a los ámbitos específicos de especialización incluidos en las RIS3 regionales.
  • Mejorar las infraestructuras científicas y tecnológicas y el equipamiento científico-tecnológico, consolidando el nivel de desarrollo alcanzado en España, potenciando la colaboración territorial y la prestación de servicios de alto valor añadido a la comunidad científica y empresarial.
  • Fortalecer las instituciones de I+D+i, tanto en su capacidad para generar conocimiento y atraer talento como, y especialmente, en materia de circulación/transferencia de conocimiento y resultados de sus actividades al sector productivo.

En términos cuantitativos, se espera que los fondos contribuyan a incrementar el porcentaje de empresas que realizan innovaciones tecnológicas, avanzando hacia el objetivo de la EECTI de alcanzar en 2020 el 25% del total empresas activas. Asimismo, se espera que contribuyan a incrementar la participación del sector privado en la inversión en I+D hasta alcanzar el 60% en 2020. Las propuestas de intervención en este ámbito incluyen:

  • Fomentar el liderazgo empresarial en I+D+i, favoreciendo e impulsando la incorporación de las empresas, especialmente las PYME, a actividades de I+D+i, con el objetivo de mejorar su productividad y competitividad a través de la introducción de nuevos productos y procesos y la mejora de sus capacidades de comercialización e internacionalización, así́ como de estimular a la creación de empleo de calidad.
  • Incrementar la inversión privada en investigación e innovación, apoyando la creación de empresas de base tecnológica, el crecimiento de las PYME y empresas intensivas en investigación e innovación en sectores estratégicos y la financiación privada de la I+D+i.
  • Promover la colaboración público-privada en materia de I+D+i y el establecimiento de vínculos estables de cooperación entre los agentes del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación que faciliten la circulación e intercambio de conocimiento, personas y resultados.

Por ultimo, el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación y la economía en su conjunto, tiene uno de sus puntos críticos en las dificultades existentes para atraer, retener e incorporar “talento” – investigadores y profesionales en I+D+i altamente cualificados–, tanto en el sistema publico – universidades y organismos públicos de investigación–, como en el sistema empresarial, donde el déficit de investigadores (% ocupados totales) es significativo. A través de las actuaciones incluidas, el resultado esperado es que los fondos contribuyan a aumentar el porcentaje del empleo de media y alta cualificación. La propuesta de intervención para alcanzar este objetivo es:

  • Promover la formación, incorporación y atracción del talento en empresas, universidades y organismos de investigación así́ como en el resto de los agentes del Sistema de I+D+i.

 

Objetivo Temático 2: MEJORAR EL USO Y LA CALIDAD DE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y DE LAS COMUNICACIONES Y EL ACCESO A LAS MISMAS

En la actualidad, la Agenda Digital para España aprobada en 2013, da continuidad a esta estrategia de desarrollo, fijando “el marco de referencia para establecer una hoja de ruta en materia TIC y de administración electrónica”, y la “estrategia de España para alcanzar los objetivos de la Agenda Digital para Europa”, objetivos a alcanzar en el año 2020.

Para alcanzar dichos objetivos a 2020, la Agenda Digital para España articula un conjunto de planes específicos y establece un marco de gobernanza que permite su seguimiento, evaluación y actualización. Además, las Agendas Digitales regionales, en coherencia con las anteriores, representan la hoja de ruta territorial de las políticas de implementación de las TIC en las regiones.

Aunque a lo largo de todos estos planes sucesivos España ha conseguido incorporar de forma significativa el uso de las TIC en su economía y en el conjunto de su sociedad, quedan aún por hacer nuevas inversiones que le permitan conseguir un uso intensivo de estas nuevas tecnologías sobre las que desarrollar un modelo socioeconómico basado en el conocimiento.
La Economía Digital es el sector industrial que más rápido crece en el mundo, y nadie duda del efecto tractor de la tecnología sobre el conjunto de la economía mundial. En este sentido hay que señalar que España registra unos niveles de consumo digital en línea con otros países, pero con un oferta digital insuficiente, por tanto, es obvio que se necesita impulsar el sector de los Contenidos Digitales y el Emprendimiento.

En materia de Servicios Públicos, la oferta de administración electrónica de la AGE es bastante amplia en lo que respecta a servicios básicos disponibles para ciudadanos, con un 92% y un 100% para el caso de las empresas, datos superiores a la media europea.

En resumen, por un lado tenemos que los niveles de cobertura, de acceso y de uso en materia TIC son en general, salvo para grandes empresas y PYME, inferiores a la media de la Unión Europea, o al menos están alejados de los objetivos establecidos en la Agenda Digital para Europa; y por otro lado, incluso en casos en los que los niveles son similares al descender a nivel regional la realidad es que las disparidades entre Comunidades Autónomas son importantes.

Con el fin de impulsar la inversión en las zonas menos rentables y corregir los desequilibrios, se pretende distribuir los Fondos Estructurales entre las CCAA en función de la disparidad de la cobertura actual. De esta forma se pretende que el programa plurirregional FEDER, dirigido a operadores de telecomunicaciones que realizan inversiones en estas zonas blancas, seleccione aquellos proyectos que por sus características especificas presenten una menor ayuda por usuario beneficiado y un mayor impacto socioeconómico, en términos de desarrollo económico y creación de empleo, derivado de la extensión de la banda ancha ultrarrápida. Esto permitirá́ maximizar así́ la rentabilidad esperada de la inversión privada y de la ayuda otorgada con fondos estructurales.

Se garantiza así́ que los fondos FEDER tengan un impacto claro en el desarrollo económico de las zonas en las que se invierte, tanto para las intervenciones de los programas plurirregional como de los regionales.

En materia de I+D+i, el objetivo que marca la Agenda Digital para Europa es duplicar el gasto público anual total en investigación y desarrollo de las TIC, de manera que se suscite un incremento equivalente del gasto privado. Además, del análisis anterior, las principales necesidades en este ámbito son no solo incrementar la inversión privada sino focalizar la actividad de I+D+i a sectores estratégicos con potencial para el desarrollo de negocio en el ámbito europeo e internacional (tales como el cloud computing, las smart cities, el big data, la ciberseguridad, los contenidos digitales, etc.) con el fin de aumentar las sinergias y obtener el máximo rendimiento de la inversión en I+D+i.

Para alcanzar dicho objetivo, los fondos estructurales permitirán el desarrollo de líneas de actuación que fomentan no solo la inversión privada en I+D+i en TIC, sino que ésta se realice en pequeñas y medianas empresas y contribuyen a que se amplíe la participación española en I+D+i en TIC en el ámbito internacional.

El desarrollo de la Economía Digital requiere de un impulso del emprendimiento que propicie un cambio cultural, la aparición de nuevas empresas, modelos de negocio y un crecimiento del mercado de productos y servicios digitales. En este sentido, se hace indispensable el apoyo a iniciativas que fomenten la generación de nuevas empresas, a través de servicios de formación y asesoramiento en espacios que faciliten las sinergias entre emprendedores y el contacto con potenciales clientes e inversores, la puesta en marcha de instrumentos de financiación que fomenten la inversión en innovación e iniciativas que impulsen los nuevos perfiles y habilidades profesionales demandados por el mercado.

El uso intensivo y eficiente de las TIC permite transformar proyectos empresariales, así́ como mejorar sus procesos. Estas mejoras contribuyen a alcanzar ganancias de productividad y competitividad que posiciona a las empresas para competir mejor en el mercado internacional, para lo cual será́ preciso implementar también actuaciones que faciliten a estas empresas su internacionalización. Es por ello que se considera plenamente justificado que los fondos estructurales puedan ser empleados en actuaciones encaminadas al desarrollo de soluciones TIC adaptadas a las necesidades especificas de las PYMES y de las microempresas, ya sea para mejorar sus procesos productivos, de comercialización o de internacionalización, así́ como al fomento de la industria de los contenidos digitales.

El anterior análisis ha permitido identificar grandes líneas de actuación en las que concentrar los recursos disponibles durante los próximos años para conseguir mejorar el acceso a las tecnologías de la información y de las comunicaciones así́ como su uso y la calidad de las mismas.

  • La necesidad de modernización y extensión de las redes de banda ancha ultrarrápidas, puesto que la disponibilidad de redes ultrarrápidas de banda ancha es un requisito imprescindible para el desarrollo de una economía digital competitiva a nivel global.
  • Programar un conjunto de actuaciones diversas que, englobadas bajo la denominación de apoyo y desarrollo de las TIC en PYMES, van dirigidas a desarrollar la economía digital como vía para el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de la empresa española.
  • Fomentar, tanto en el lado de la oferta como de la demanda, el fortalecimiento de las industrias TIC de futuro y con capacidad para acometer inversiones relevantes e innovadoras. De igual manera se atenderá́ al estimulo de la demanda, incentivando las soluciones de negocios basadas en TIC como el comercio electrónico o la internacionalización.
  • Actuaciones dirigidas a la mejora de la prestación de los servicios públicos a través de las TIC y la modernización de la administración electrónica.

Se está ultimando un Acuerdo de Intenciones entre los distintos Agentes encargados de la ejecución de las actuaciones que se vayan a desarrollar durante el periodo de programación 2014-2020 dentro del OT2. Este Acuerdo, que contará con la participación de la AGE, las CCAA, ICEX y Cámaras de Comercio, permitirá́ establecer un mecanismo de coordinación fijo y estable a aquellas áreas y CCAA en las que puedan concurrir actuaciones de similar naturaleza por parte de más de uno de los firmantes.

 

Objetivo Temático 3: MEJORAR LA COMPETITIVIDAD DE LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS, DEL SECTOR AGRÍCOLA

La crisis ha cuestionado la sostenibilidad del modelo de crecimiento de la economía española, al no ser capaz de generar el valor añadido acorde con el nivel socio-económico conseguido, persistiendo debilidades estructurales pasadas del tejido productivo español como:

  • barreras en la creación de empresas,
  • consolidación y crecimiento de empresas ya existentes,
  • dificultades en el acceso a financiación,
  • un bajo nivel exportador y de internacionalización de las PYME y
  • una alta especialización productiva en el sector servicios y menor en sectores intensivos en tecnología y con alta capacidad de contribución al crecimiento y al empleo.

Las propuestas de intervención en el OT 3 tienen por objeto contribuir a reducir dichas debilidades.

Según La Cámara de España, en un estudio sobre la internacionalización de la economía española, la expansión comercial de la economía española se ha caracterizado por:

  • La apertura comercial de la economía española en 25 años ha pasado del 22% en 1980 al 60% a comienzos del siglo XXI.
  • El grueso de los intercambios exteriores son productos (en torno al 84%), correspondiendo el resto a servicios.
  • Las transacciones se concentran en un reducido panel de productos, con pocas variaciones en la última década, muy relacionados con la industria metal-mecánica.
  • Los mercados europeos, concretamente Francia, Alemania e Italia, concentran la mitad de los flujos españoles de importación y exportación.
  • Si bien el número de empresas exportadoras ha aumentado significativamente en los últimos años, el incremento de las empresas exportadoras regulares ha sido discreto.
  • Conforme aumenta el tamaño empresarial, se incrementa la probabilidad de exportar y el valor relativo a la exportación en la cifra total de negocio de las empresas.

En lo que respecta a los sectores de la agricultura y la pesca, en España, cabe señalar que se enfrentan actualmente a un proceso de transformación estructural derivado, entre otros factores, de la progresiva liberalización del comercio mundial, de las últimas ampliaciones de la UE, la reforma de las políticas comunitarias, el desarrollo tecnológico, el aumento de las exigencias medioambientales y la aparición de nuevas demandas de calidad, sostenibilidad y seguridad alimentaria de los consumidores. A esto se une la perspectiva del nuevo tratado de libre comercio con EEUU.

Así́, las empresas españolas deben poder competir sobre la base de una mayor capacidad tecnológica, conseguida con la incorporación de personal cualificado y recursos tecnológicos, y en cooperación con otras empresas y con el sistema público de I+D+i.

Es necesario por tanto, fomentar la competitividad de las PYME y la creación de nuevas empresas como principales fuentes de creación de valor añadido y de empleo, aprovechando las oportunidades en los mercados internacionales, incrementando la base de empresas exportadoras y facilitando su acceso a financiación para que puedan consolidarse en sus mercados y crecer en tamaño y en capacidad innovadora.

Las líneas de apoyo a las PYME a través de los Fondos EIE dentro de este OT3 tendrán en cuenta las Estrategias de Especialización Inteligente de cada una de las Comunidades Autónomas, a través de las que se potencian aquellos sectores y dominios tecnológicos con mayor potencial de crecimiento y creación de valor en el futuro.

El apoyo directo a las PYME mediante subvenciones, en el caso del FEDER, deberá́ limitarse a inversiones destinadas a incentivar inversiones productivas que aporten valor añadido. Como excepción se incluye el apoyo a la internacionalización de las PYME, una clara prioridad transversal para el período 2014-2020.

Las Propuestas de intervención serían las siguientes:

  • Los emprendedores deben recibir un apoyo adecuado y eliminarse las barreras administrativas a la creación y el desarrollo de empresas y debe fomentarse la competencia, con objeto de fomentar la creación de empresas y el mantenimiento de empresas más competitivas.
  • Las PYMES existentes deben ser apoyadas para que puedan crecer en tamaño, fortaleza y valor añadido, de modo que creen empleo estable y de calidad, promoviendo medidas orientadas a aumentar su productividad y competitividad, mediante el desarrollo de nuevos productos y procesos, la adopción de tecnologías de la información y las comunicaciones y haciéndolas más eficientes en términos de consumo de energía y recursos.
  • Facilitar el acceso a la financiación para las empresas de nueva creación y las PYME, para garantizar su viabilidad financiera y su crecimiento, especialmente en el contexto actual de restricción del crédito.

Respecto al sector agrario, su competitividad se ve limitada por el tamaño y la estructura de las explotaciones, el escaso nivel de innovación y desarrollo tecnológico, el bajo valor de los productos en la cadena de mercado, la volatilidad de los precios, el elevado riesgo de la producción y un uso poco eficiente de los recursos; además, hay pocas posibilidades de diversificación en las zonas rurales. En este campo y en el de las industrias agroalimentarias, se debería aumentar la competitividad, viabilidad, y sostenibilidad, lo que implicaría entre otras propuestas de intervención:

  • Apoyar a las empresas agrarias y las industrias agroalimentarias en todas las etapas de su ciclo, para lograr una agricultura más competitiva y con mejor imagen hacia los consumidores nacionales y de los mercados exteriores..
  • Apoyar las inversiones públicas o por iniciativa de grupos de agricultores para realizar infraestructuras que faciliten el desarrollo y adaptación a las nuevas necesidades de la agricultura española
  • Impulsar el relevo generacional de la agricultura, especialmente a través de la ayuda a incorporación de jóvenes agricultores y la creación y renovación de negocios en las zonas rurales mediante proyectos de futuro e integradores.
  • Integración de los productores en la cadena alimentaria, mediante el apoyo a los sistemas de calidad, la promoción en mercados locales, cooperación horizontal y vertical, nuevas oportunidades de comercialización y networking, desarrollo de las cadenas de distribución cortas, canales directos.
  • Apoyar las asociaciones de productores para la todos los fines y muy especialmente para aumentar su peso en la transformación y comercialización de sus productos, incluyendo la integración asociativa.

Asimismo, en lo relativo a la internacionalización, el diagnóstico pone de manifiesto que el comercio exterior español está concentrado sectorialmente en ramas de bajo valor añadido y baja intensidad tecnológica, geográficamente en el mercado europeo, y en un número reducido de empresas. Ante la debilidad de la demanda interna y la baja presencia en mercados internacionales, la ampliación de la base de empresas exportadoras es fundamental para recuperar la senda del crecimiento sostenido y la generación de empleo. Por ello, se considera necesario diversificar mercados y productos y aumentar la base de empresas exportadoras. Asimismo debe promoverse la mejora de la regularidad del tejido exportador español y la consolidación de los exportadores ocasionales.

Como algunas zonas son muy dependientes de actividades o sectores económicos en declive o estancados, deben proponerse medidas para diversificar la base económica. Esto es aplicable en particular a las zonas rurales, así́ como a la pesca, la acuicultura u otras zonas como las dependientes de la minería.

Las políticas a de apoyo a las PYME son básicamente competencia de las Comunidades Autónomas, por lo que parte importante de este objetivo temático lo desarrollarán las administraciones regionales a través de los PO regionales financiados con el FEDER. También se pondrá́ en marcha un programa operativo denominado Iniciativa PYME, dirigido a mejorar la financiación de las PYME en el cual participan tanto la Administración General del Estado como las Comunidades Autónomas, consistente en un instrumento financiero.

La Administración General del Estado, a través del PO FEDER de Crecimiento Inteligente, llevará a cabo principalmente actividades de fomento de la internacionalización de las PYME. La coordinación con las actuaciones de las CCAA en los programas regionales se llevará a cabo a través de convenios con cada una de ellas, para delimitar el ámbito de actuación de cada Administración en este campo.

Con respecto a Horizonte 2020, la coordinación con los Fondos EIE se llevará a cabo en el ámbito de la Red de I+D+i. En particular, a través del CDTI, que participa en la red y que es además punto nacional de contacto para el programa de I+D europeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s